Prueba 23 noviembre, 2019

La primera de las razones por las que una conexión VPN puede ir lenta puede ser por  problemas con el servidor . La mayoría de las empresas que nos brindan este servicio ofrecen la posibilidad de elegir entre una gran variedad de servidores repartidos por todo el mundo. Cuanto más lejos esté el servidor más velocidad, perderemos y mayor latencia tendremos, por lo que, si tenemos problemas, tenemos que cambiar el servidor por otro más cercano.

Una de las características de las conexiones VPN es  el cifrado que se aplica  a los datos de extremo a extremo. Gracias a ellas evitaremos que nadie pueda capturar nuestro tráfico de rojo, sin embargo, los procesos de cifrado y descifrado pueden ralentizar la conexión. Por ello, si tenemos problemas, podemos optar por reducir un poco nuestra seguridad bajando el nivel de cifrado e incluso cambiando el protocolo de VPN por uno más rápido.

>